(+34) 923 602 786
info@alfaiot.com
Casi todos los sectores de la sociedad están evolucionando y de una manera u otra, haciendo uso de las innovaciones técnicas que están surgiendo, y la Salud no es una excepción. La evolución de la medicina ha estado históricamente ligada a las innovaciones científicas, pero también a las técnicas y tecnológicas. Desde el uso de las primeras herramientas mecánicas, la instrumentación médica ha mejorado continua y dramáticamente. Las máquinas de cirugía de precisión están bastante extendidas y no es raro encontrar sistemas como el robot Da Vinci (equipo de cirugía robótica) en los quirófanos de muchos países.

Internet de las cosas... y la gente

Los dispositivos de IOT se están utilizando en particular para producir una serie de proyectos de innovación en el sector de la salud. Uno de los usos más comunes de la IOT en este campo es el monitoreo de pacientes que están bajo un tratamiento especial o que necesitan algún tipo de asistencia remota. En esta línea, Fujitsu anunció y lanzó un proyecto piloto hace unos meses en un hospital holandés, para monitorear y acelerar el proceso de rehabilitación de los pacientes. Utilizando sensores inteligentes que capturan los movimientos, el equilibrio y otras constantes vitales, los médicos del hospital pueden seguir de forma remota el progreso de los pacientes durante su proceso de recuperación. Otro proyecto interesante es el anunciado el pasado mes de febrero por Altair, Ericsson y Sony Mobile. Una pulsera conectada a un dispositivo llamado Monitor Continuo de Glucosa (CGM) monitorea los niveles de azúcar en la sangre, la actividad, el sueño y el ritmo cardíaco. Puede incluso enviar alertas al usuario o al médico bajo ciertos eventos, por ejemplo cuando los niveles de glucosa aumentan o disminuyen, y no requiere un teléfono inteligente para funcionar.

Los datos son el rey

Otra tendencia al alza de la tecnología que también está siendo aprovechada por el sector de la salud es Big Data. Hay más de 300 millones de citas médicas al año, y eso es sólo en España; la cantidad de datos útiles que se podrían extraer de ellas es enorme. Esa es, de hecho, la propuesta de valor que ofrece una empresa llamada IOMED; a través de un conjunto de herramientas de análisis de datos e inteligencia, estructuran la información obtenida después de cada cita y permiten a otros médicos hacer un mejor y más rápido diagnóstico gracias a la gran cantidad de información adicional a la que pueden acceder. El teléfono inteligente que sirve como consultorio de su médico Sin embargo, las innovaciones no siempre implican el uso de nuevos instrumentos médicos, objetos inteligentes o complejos algoritmos de software. A veces es sólo cuestión de optimizar procesos, como mejorar la comunicación médico-paciente. Gracias a la proliferación de teléfonos inteligentes experimentada en la última década, hemos visto cómo algunas empresas ofrecen servicios de atención al paciente a través de aplicaciones móviles. Un buen ejemplo es Mediquo, una aplicación que permite a los pacientes chatear con sus médicos y especialistas las 24 horas del día, los 7 días de la semana y, al mismo tiempo, permite a los médicos seguir la evolución de sus pacientes de forma remota y cómoda.

El desafío de la seguridad

El gran avance que están produciendo estas innovaciones hace que el sector de la salud se enfrente a un gran desafío: la ciberseguridad. Los ataques cibernéticos y los robos de datos hacen cada vez más ruido y aparecen en las portadas de los medios de comunicación. Es fácil para muchos de nosotros recordar algunos eventos famosos de este tipo que han ocurrido recientemente. En el sector de la salud, el problema se vuelve más serio ya que los datos e información que se manejan son extremadamente delicados. Por lo tanto, es crucial contar con mecanismos de protección y prevención contra posibles ataques. Pero la protección de la privacidad de los datos no es la única preocupación; los dispositivos de IO son frecuentemente blanco de muchos ciberataques. Es (literalmente) vital proporcionar a dispositivos como los proveedores remotos de insulina o los dispositivos de marcapasos con el grado de seguridad necesario para que podamos protegerlos de cualquier intento de ciberataque. Hace apenas unas semanas, el Journal of the American College of Cardiology publicó un artículo en el que se recordaban los riesgos que corren estos dispositivos electrónicos implantables en el corazón y se daban algunas recomendaciones sobre cómo afrontar el reto de proteger a los pacientes contra ataques malintencionados. En cuanto a las administraciones públicas, no hay demasiadas iniciativas centradas en la ciberseguridad para la salud. Sin embargo, cabe mencionar que, en 2016, la Unión Europea anunció una asociación público-privada en materia de ciberseguridad en la que esperan invertir hasta 1.800 millones de euros hasta 2020. Los detalles propuestos funcionan mediante la adopción de sistemas informáticos de ciberresistencia, así como la mejora de las políticas de ciberseguridad de la UE, incluido un marco de certificación europeo para los productos de seguridad de las TIC.
Estamos obcecados en acercar la tecnología a nuestros clientes y demostrarles todo lo que el IoT puede hacer.
CONÓCENOS
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram