(+34) 923 602 786
info@alfaiot.com
Las perspectivas del sector turístico siguen siendo muy inciertas. La pandemia de coronavirus (COVID-19) sigue golpeando con fuerza, y se espera que el turismo internacional disminuya en torno al 80% en 2020. El turismo nacional está ayudando a suavizar el golpe, al menos parcialmente, y los gobiernos han tomado impresionantes medidas inmediatas para restaurar y reactivar el sector, protegiendo al mismo tiempo los puestos de trabajo y las empresas. Muchos países también están desarrollando ahora medidas para construir una economía turística más resistente después de la COVID-19. Entre ellas figuran la preparación de planes para apoyar la recuperación sostenible del turismo, el fomento de la transición digital y el paso a un sistema turístico más ecológico, y el replanteamiento del turismo para el futuro. Gran parte de este replanteamiento va a partir del uso de tecnología IoT en el sector turístico que permita desde el acceso a los alojamientos utilizando el teléfono móvil del cliente (e incluso su pulsera) hasta la recreación mediante técnicas de realidad aumentada de experiencias pasadas basadas en la historia de los lugares que se está visitando. Estos avances, a parte de mantener y mejorar las condiciones de seguridad de los turistas permiten enriquecer la experiencia del turista permitiéndole ofrecer un gran valor añadido de manera que este lo entienda y lo transmita como tal al resto de la sociedad. Además de estas nuevas necesidades, ya se viene trabajando en el uso del internet de las cosas para ofrecer a los turistas una ciudad más accesible, ya que en la mayoría de casos, son los turistas con algún tipo de disfuncionalidad los que sufren con especial fuerza los problemas y faltas de adaptación de las ciudades. Los viajes de los turistas también se pueden mejorar de manera disruptiva gracias al uso de tecnologías IoT, gracias a estas la experiencia de viaje se puede convertir de un continuo viaje de paradas y pérdidas a un continuo movimiento fluido en el que los tiempos muertos prácticamente desaparezcan y cada turista llegue a su destino como si éste fuera su casa. Casos de usos del IoT en el turismo post-Covid19
  1. Control de la temperatura para la detección de la fiebre
Mida la temperatura de sus clientes antes de que entren en su centro. El kit no detecta el coronavirus pero evita la entrada indiscriminada de personas potencialmente infectadas. Es más barato que las cámaras termográficas. Conecte el kit a su sistema de vigilancia y active las alertas luminosas o sonoras. El sistema realiza la medición de forma autónoma sin tener que asignar un empleado exclusivamente a la entrada del edificio.
  1. Control de ocupación en interiores
Controle el aforo de su establecimiento para que no se superen los límites establecidos. Mida el flujo de entrada y salida de clientes, así como el tiempo total que pasan en cada espacio: recepción, comedor, salas de reuniones, zona de piscina, gimnasio… Elabore informes de ocupación, mapas de calor y prevea en qué espacios necesita más personal, estableciendo patrones de consumo por días y horas.
  1. Seguimiento de multitudes y tráfico
Mida el distanciamiento social en espacios abiertos. Detectar el tráfico de personas y vehículos en los accesos a las playas y zonas de recreo. Anticipe posibles aglomeraciones y asigne los equipos de vigilancia justo donde se necesitan.
  1. Detección de plazas de aparcamiento
Aprovechar al máximo las plazas de aparcamiento disponibles en hoteles, ciudades, playas: interiores y exteriores. Controle los niveles de ocupación. Establecer alertas para evitar el mal uso de las plazas disponibles. Aumentar los ingresos por el uso de los aparcamientos. Mejora la experiencia de uso del cliente.
  1. Calidad del aire y detección de la contaminación
Respirar en ambientes con aire limpio minimiza el riesgo de enfermedades respiratorias. Controla la calidad del aire en cualquier espacio, ya sea exterior o interior, y da a los turistas la seguridad de que respiran aire no contaminado. Mida diferentes parámetros de calidad del aire y establezca niveles máximos para activar las alertas. Proporcionar datos abiertos en tiempo real a los usuarios. Los puristas de la privacidad no pueden bloquear el fin del cierre ¿Debe la privacidad triunfar sobre la seguridad? Estamos entrando en la siguiente fase de nuestra batalla contra el coronavirus. El bloqueo nos ha proporcionado un tiempo valioso para desarrollar nuestra capacidad sanitaria, centrarnos en las bases de una vacuna y desarrollar sistemas capaces de protegernos del virus fuera de nuestros hogares. Por desgracia, siempre habrá quienes, en nombre de la privacidad, quieran limitar la eficacia de esos sistemas. Por supuesto, tienen derecho a creer que su privacidad debe estar por encima de nuestra seguridad. Sin embargo, no se les debe permitir que bloqueen a quienes deseamos utilizar las nuevas tecnologías y salir del encierro hacia la nueva normalidad.
  1. Prevención de incendios
Los incendios son especialmente perjudiciales para los destinos turísticos y su entorno natural. Los efectos devastadores de un incendio tardan años en recuperarse y afectan tanto a los espacios públicos como a los privados. La medición de una combinación de parámetros ambientales puede predecir los riesgos para prevenirlos y combatirlos. Informar a la población residente y a los turistas de los riesgos de incendio en verano es la primera medida de prevención. Para hacerlo con eficacia, hay que proporcionar datos en abierto y en tiempo real para adaptar el uso turístico de las instalaciones en función de las restricciones de las condiciones ambientales. Las actividades recreativas como las barbacoas al aire libre, los fuegos artificiales o los espectáculos pirotécnicos, así como el uso de combustibles en los espacios de las instalaciones, deben restringirse en función de estas alertas de riesgo de incendio.
  1. Predicción de las condiciones meteorológicas y medición de la radiación UV
Proporcionar a los clientes datos meteorológicos en tiempo real y previsiones para los próximos días mejora la experiencia del usuario a la hora de planificar sus actividades al aire libre. Conocer parámetros como la temperatura, la humedad y la presión atmosférica también es útil para planificar el riego de los jardines de cualquier instalación. La medición de la dirección e intensidad del viento desde las estaciones meteorológicas puede predecir los cambios en las estaciones costeras y de montaña. En verano, los índices de radiación UV son muy perjudiciales para la piel y los turistas deben protegerse del sol conociendo los datos en tiempo real. Hacia una nueva seguridad parcial Son muchos los debates que surgen en torno a la seguridad frente a la privacidad del público con la aplicación de la tecnología en la prevención del coronavirus. Cuando medio mundo se encerraba o moría en los hospitales, el miedo inclinaba la balanza a favor de los defensores de la seguridad, despreocupados por la pérdida de privacidad. Cualquier medida era buena, siempre que todo el mundo estuviera protegido.
  1. Control de la calidad del agua (piscinas y spas)
Las piscinas y los spas son los espacios más frecuentados durante las vacaciones de verano. Medir la calidad del agua no es sólo un requisito sanitario, sino que también ofrece garantías a los usuarios. La temperatura y la humedad relativa del ambiente también deben medirse en las piscinas cubiertas. Medir valores como el pH, la temperatura, la turbidez, el cloro, el bromo… es la clave para mantener el agua en condiciones óptimas de uso. La instalación de dispositivos de medición del agua en tiempo real las 24 horas del día supone un ahorro de costes frente a la recogida y análisis manual de muestras diarias.
  1. Control de la calidad del agua del mar (playas y costa afuera) en vivo
Los turistas buscan playas de calidad certificada que incluyan servicios sanitarios: duchas, aseos, contenedores de basura… El impacto medioambiental del turismo en las playas, lagos y zonas de baño es muy elevado La medición de la salubridad del agua de mar en la orilla de la playa es uno de los requisitos que deben cumplir los ayuntamientos de las ciudades costeras. En las profundidades medias y altas también existe el riesgo de contaminación del agua por los vertidos de los barcos y las tuberías de aguas residuales de las ciudades costeras al mar.
  1. Medición del nivel del agua (arroyos y ríos)
Los desbordamientos de ríos y arroyos causan daños materiales muy graves a las poblaciones de los valles y las costas marítimas. La medición de los niveles de agua en los cauces de los ríos puede alertar de las variaciones extremas y avisar a la población para poner en marcha acciones de control. El cambio climático, el deshielo de la primavera y las tormentas de verano y otras variaciones estacionales suelen producir estas inundaciones. La combinación de la vigilancia meteorológica con la de los cauces de los ríos y arroyos permite prevenir las catástrofes.  
Estamos obcecados en acercar la tecnología a nuestros clientes y demostrarles todo lo que el IoT puede hacer.
CONÓCENOS
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram