Tecnología LPWAN vs 5G para Internet de las Cosas

Las dos alternativas de tipos de redes para IoT

Las redes LPWAN o Low Power Wide Area Networks, son cómo indican las siglas, las redes inalámbricas de área extensa y bajo consumo energético para Internet de las cosas. Por poner un ejemplo, Sony acaba de anunciar en mayo de 2019 la disponibilidad de una nueva red LPWAN de este tipo en Japón, con un alcance de 100Km, la red ELTRES. Pero esta es sólo una de los muchos tipos de redes LPWAN disponibles en el mercado y que pretenden complementar o suplantar las características de la red móvil 5G.Con las redes LPWAN no se pueden transmitir grandes cantidades de datos o información; pero sí hacerlo a grandes distancias, por ello resultan ideales para comunicaciones que impliquen pequeñas cantidades de datos como las que requieren los dispositivos inteligentes de las ciudades conectadas o los dispositivos de Internet de las Cosas de zonas aisladas, donde además, las redes de telefonía 5G no suelen tener cobertura.




¿Qué tipos de redes LPWAN hay en la actualidad?

NBIoT, LoRaWAN, LTE-M...

Cuando nos referimos a las redes LPWAN hablamos de redes con distintas denominaciones que emplean diferentes frecuencias de transmisión y también responden a estándares propios. Vamos a ver algunas de las más importantes:

Probablemente hayamos oído hablar de las redes NB-IoT, cuyas siglas corresponden a Narrowband for the Internet of Things, o en español, ancho de banda estrecho para dispositivos conectados. Esta red, diseñada específicamente para el IoT, ya sufrió un importante avance el pasado año, cuando Vodafone y Deutsche Telekom efectuaron la primera conexión en roaming, y ya tiene previstos despliegues en no pocas regiones del planeta. Con las NB-IoT se pueden obtener velocidades de hasta 20 kbit/s en monotono y 250 kbit/s en multitono. En la actualidad, es una de las redes LPWAN más extendidas y con mayor apoyo de la industria.



Las redes LTE-M son también importantes protagonistas en los últimos tiempos, y de hecho Orange ya trabaja con ellas para sus propios dispositivos conectados, mientras Vodafone apuesta por el NB-IoT. Las LTE-M están basadas en el 4G actual aunque con protocolos específicos y muy agresivos de ahorro de energía que hacen que estén apagados siempre que no necesiten transmitir. Con las LTE-M se otienen velocidades de aproximadamente 100 kbit/s.


Además de estas redes, basadas en la infraestructura de comunicaciones telefónica móvil, hay otras como las 
RPMA, con un alcance de más de 10 kilómetros, como las redes ELTRES, o LoRaWAN, que emplean protocolos similares al WiFi, o como Sigfox, que llegan a los 600 bit/s de transmisión. Estas son algunas de las más importantes y conocidas pero existen otras muchas como las redes EC-GMS-IoT, Weightless o las DASH7 que están de momento en fases muy primitivas de desarrollo.


Red móvil 5G

En realidad "sólo" un estándar



5G no es en realidad un tipo de red de comunicaciones sino un conjunto de estándares. Es el paraguas acordado de frecuencias, métodos y equipos que permitirá los próximos avances tecnológicos y objetivos en banda ancha móvil y telefonía. Para aquellos en el mundo de las redes, pasar de 4G a 5G es similar a la transición de los estándares Cat 5 a Cat 6. Bajo los estándares 5G, los temas cubiertos serán las frecuencias que se utilizarán, los objetivos mínimos de calificación para el rendimiento, la latencia (retraso de la señal) y las tecnologías que se implementarán, entre otras. El mayor problema es que a día de hoy la promesa del 5G aún no está disponible.